La Patagonia Chilena existe y resiste.(1)

L’Optimista obre una nova secció que ens comunicarà regularment amb els diferents processos que en la línia del que aquest blog vol difondre, es succeeixen a l’altra vora de l’oceà Atlàntic, a l‘Amèrica Llatina. Amb la participació de col·laboradors i sobretot amics i amigues que des dels seus llocs ens faran arribar els diferents processos de construcció i resistència local que s’esdevenen al llarg dels Andes.

El puente Aysén.

El 14 de febrero 2012, el puente colgante más largo de Chile, que une las dos orillas de la ciudad de Puerto Aysén es bloqueado por más de 100 pescadores artesanales, uno de ellos, de voz clara y decidida, pelo y rostro mojados por la fría lluvia Aysenina pronuncia un discurso memorable: BASTA es la palabra que Iván Fuentes repite al inicio de cada línea. Debajo del puente, en el río, las aguas bajan turbias.

Han bloqueado el puente que en vez de conectarlos con el país y el fantasma del progreso, los conecta con el saqueo, la desigualdad y el abandono. Un puente por donde salen los recursos y entran la pobreza, la contaminación, el hambre, la desigualdad y la mentira.
Un puente que cuelga sobre la vergonzosa corriente de la política chilena y se convierte, ante la insensibilidad del gobierno, en un campo de batalla donde se enfrentan el pueblo, la clase media y la pequeña burguesía en contra de una clase política represora, ineficaz e incapaz de comprender que este movimiento social los ha sobrepasado y ellos parecen no querer enterarse.

Y es que un puente no puede sostenerse de un solo lado, pues la decadente orilla del modelo nacional, centralista presupone la desaparición de la otra orilla donde resisten las peculiaridades regionales y culturales. Esto no es menor, la revolución Aysenina revela una realidad cultural que se ve aumentada gracias a la pobre infraestructura que la mantiene aislada del resto del país. Son los patagones los que se reconocen, se reflejan en los otros patagones bajo el irresistible lema “tu problema es mi problema”. Un sentimiento de unidad, un consenso total que los políticos dirigentes se esmeran en desmentir y ocultar.

Hoy, a más de 3 semanas del inicio de esta revolución, no sólo hay más de 2000 pescadores artesanales, si no que es la región completa la que vocera a las espaldas de Iván. El gobierno ha perdido la batalla, a pesar de sus malas jugadas comunicacionales, el puente se convierte inevitablemente en el símbolo que condensa esta lucha, es la frontera que ha impuesto el pueblo para no dejar pasar el despotismo de un sistema que sólo viene, les quita y nada les ofrece.

Después de muchos días, hoy el puente esta libre nuevamente, mudo e imponente, esperando,…… sin embargo los ciudadanos de la Patagonia ya saben que solo mirando el puente sabrán de sus sueños. 

Gabriela Azócar Heise
Aysenina y Patagona

L’Optimista

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s